viernes, 19 de enero de 2018

Acto del comienzo de las Fiestas de Tamaraceite 2018



El pasado 13 de febrero se abrieron los actos de las fiestas de San Antonio Abad de Tamaraceite. Un acto que compartimos en audio y alguna imagen en vivo.

martes, 16 de enero de 2018

Agustín Angulo Sánchez

Javier Durán LPDLP

Agustín Angulo Sánchez. 
Bajo una lluvia fina y en la misma tierra que le vio nacer, fallecía la madrugada del Día de Reyes nuestro tío Agustín Angulo Sánchez, el último eslabón que unía a la familia con un pasado agrícola que se diluye y que queremos asir entre olores, rostros y voces que nos acunan. Agricultor desde tiempos inmemoriales -no le recuerdo en otra dedicación- , abandonó la vida abrigado por el territorio donde ejerció hasta bien entrados los ochenta años como sabio en semillas, abonos, aguas, tuberías, pozos, plataneras, podas, aljibes, linderos, fincas, cacería, ganados, gallanías...
Cerró los ojos en Jacomar, el lugar que fundaron su abuela Juana Betancor Hernández - hermana de Diego Betancor Hernández, creador del emporio agrícola 'los betancores'- y su abuelo Santiago Sánchez Rodríguez, donde allanaron terrenos, levantaron paredes de piedra seca y construyeron su casa para ganarse el pan de cada día.
En el momento de darle este humilde adiós trato de secuestrar su sabiduría y subirme en sus remotos recuerdos: el vergel de Casa Ayala, la finca de su otro abuelo, Agustín Angulo Alemán, otro agricultor a la vieja usanza, que abrió en 1929 un almacén de empaquetado de fruta en la Carretera General de Tamaraceite, todavía en pie. Tío Agustín bebió de las fuentes de sus ascendientes. Junto a su madre, Ascensión Sánchez Betancor, y su tía Pino, tití, cultivó Jacomar, gestionó sus plataneras y mantuvo en el tiempo como una roca dura, resistente, el maravilloso arcano de un mundo lleno de sensaciones. Lo veo con sus botas hasta las rodillas, alto y fuerte, mirando cómo nos bañábamos en los riegos llenos de agua bajo un sol incandescente. Para mis hermanos, para mis primos, para todos, él era una parte del paraíso de nuestra infancia, el sitio al que siempre volvíamos tras una semana de colegio. Y allí, con abuelo, abuela y tití siempre nos esperaba para mostrarnos los secretos del campo, desde cómo coger el hurón para que no te mordiese a cómo ordeñar una cabra. Ha muerto un hombre cuya larga vida tuvo siempre la misma frontera: las tierras de su familia. Gracias tío Agustín por enseñarnos a ser mejores personas.

domingo, 14 de enero de 2018

Pregón Fiestas de Tamaraceite 2018

Por Esteban G. Santana Cabrera
Realizar el pregón de mi pueblo, Tamaraceite, para mí es un honor, doble por otra parte, ya que no solo por ser el escogido y pasar a pertenecer entre ese elenco de personajes que han podido realizar este acto tan entrañable, de un lugar que no hace poco más de 500 años era uno de los cantones de esta isla de Gran Canaria, sino porque Tamaraceite ya no es lo que era, ni a nivel físico ni desgraciadamente en cuanto al arraigo de la gente que por aquí habita.
Mucho ha llovido desde esa época en que los antiguos moradores del lomo de la Cruz, en la que nos encontramos, sobre el que se asentó el camino real y después la carretera hacia Arucas, al norte el barranquillo de Jacomar,  en el entorno de la antigua dehesa de Tamaraceite,  al lado del camino real que va a la Ciudad y el lugarejo de Tamaraceite que no es otro que el después llamado Lugarejo de San Lorenzo por donde discurría el camino real hacia Teror.
Gran Canaria, según Viera y Clavijo, estaba dividida en varios cantones o pequeños estados: Galdar, Telde, Agüimez, Texeda, Aquexata, Agaete, Tamarazeyte, Artebirgo, Artiacar y Arucas, gobernadas por reyes, llamándose el de Tamarazeyte “Adeun”. Tamaraceite desde tiempos prehistóricos ha estado muy influenciada por el hombre ya que era un lugar de vital importancia agrícola y ganadera dentro de la isla de Gran Canaria, como así recogen diferentes historiadores. La población aborigen se asentaba principalmente en lo que hoy conocemos por “La Montañeta” y prueba de ello son las innumerables cuevas que existen en la zona y que sirvieron de vivienda a nuestros abuelos. Desde 1476 se data la existencia del cantón de Tamaraceite. Durante la colonización, los historiadores Abreu y Galindo y Morales Padrón hablan de capturas de ganado, productos agrícolas y de la existencia de grandes palmerales. En el S. XVII hay referencias de las primeras inundaciones. En 1641, cuando sólo llevaba un año construida la ermita, un temporal hizo correr el barranco de Tamaraceite, inundándose la misma. Se veían nadando las vigas, tablas y tallas, decían,  a pesar de que ésta se encuentra a más de 25 metros del lecho del barranco.
Pero no me quiero detener en este pregón en la historia de Tamaraceite, que la mayoría conocemos. Hoy lo que nos ha reunido aquí son las fiestas. Las fiestas de este pueblo vienen de la mano de la Parroquia de San Antonio Abad de Tamaraceite que cumplió 80 años el pasado mes de diciembre. La figura del cura ha sido muy importante en la historia de este pueblo, y en las fiestas por supuesto. Si no es por el párroco Víctor Domínguez, y por el empeño de la gente de la parroquia cada año, las fiestas de Tamaraceite ya no existirían. Haya actos populares o no, porque como la fiesta de este año ya la hemos vivido por estos lares, donde la gente, cansada ya de pedir y no recibir se aburre y no se implica por tener un pueblo más amable, y en el que haya otros puntos de encuentro que no sea la nueva área comercial.
Porque la gente antes se encontraba en la plaza, en el paseo, en la sociedad, en el cine, en los carnavales y cómo no, en las fiestas de su santo patrono. Todo se ha perdido menos esto último, y gracias a Dios, y a los curas. Aunque desde el año 1896 aparecen curas encargados o capellanes de Tamaraceite, hasta la fecha solamente han sido doce los sacerdotes con nombramiento de Párroco, teniendo en cuenta que la parroquia de San Antonio Abad fue creada el 8 de diciembre de 1937.
Hoy quiero hacer mención especial a uno de los párrocos que dejó huella en Tamaraceite, entre otros muchos, y cuyos restos descansan en nuestro templo parroquial. Fue Don Ignacio Domínguez. De impresionante cataloga la despedida el periódico El Eco de Canarias del miércoles 13 de octubre de 1971, de manos de su corresponsal por aquella época nuestro entrañable amigo y que tanto hiciera por estas fiestas, Antonio Ojeda, del que hasta aquellos días había sido su cura párroco Don Ignacio Domínguez. Si impresionante fue la despedida, igual lo fue la recepción de sus restos mortales en la iglesia de Tamaraceite que estaba abarrotada para recibir al que hasta ese momento había sido su párroco y cuyo funeral  fue oficiado por el Obispo de la diócesis Monseñor Infantes Florido, siendo yo apenas un niño.
Pero las fiestas de este pueblo, hay que unirlas a los personajes que marcaron  la historia de la Montañeta de Tamaraceite, aparte de los curas, personajes carismáticos como los guardias, las famosas “tiendas de Aceite y Vinagre” y de sus propietarios. Mariquita Serapita, Mariquita Coello, Lorenzo“el Titino”, Pilarito, Carmita Déniz, Isabelita “la Barbera”, Pedro Acosta, Luisito Falcón y Juanita Pérez fueron algunos de los más conocidos o personajes relacionados con la educación como el profesor Balbuena, Conchi Moreno, las hermanas Cabrera o Chita que daba clase en su cueva de la calle Belén... Destacamos también otros personajes como el ilustre artista Jesús Arencibia o su primo Antonio, Felipito, el chófer, siempre bien vestido con su uniforme, José “Padre Dios”, tostador del molino de Antonio Juan Suárez, las costureras Lolita Vizcaino y Julita, Andrés el sastre o Mariquita González impulsora de las comedias y que tantas obras albergara esta misma iglesia y algunos de cuyos actores y actrices se encuentran hoy entre nosotros. Pero hay otros personajes populares de nuestra Montañeta y de nuestras fiestas, como Manuel Cazuela, Pepe Déniz, Antonio “el Padrino”, Jacinto, Agustín “Murillo”, Ramón el de las flores, las parteras, los practicantes, los barberos y un sinfín que le daban a las fiestas ese toque de vecindad que tanto echamos de menos. Muchos de ellos confluían en espacios como el pilar, el cine, la sociedad de recreo, la plaza o el paseo, pero sobre todo en las fiestas, lugar de encuentro de vecinos y foráneos.
Hablar de las fiestas de Tamaraceite, hoy que tanto se habla de los centros comerciales, es hablar de Manuel Cabrera Rivero “Macriver”, pionero de los centros comerciales en la isla y que era fiel apoyo para las comisiones de fiestas de la época para que sufragaran los gastos de las mismas. Cuantos vecinos “ilustres” y cuántos ya en el olvido. Por ello aprovecho este estrado para reivindicar un Tamaraceite nuestro, donde paseemos por unas calles que lleven los nombres de nuestra gente, de nuestros vecinos, de esos que marcaron una parte de nuestra historia más cercana.
El verde de los dragos y las palmeras, los estanques y las plataneras han dado paso a un gris cemento que se mezcla en la noche con las luces del gran centro comercial Alisios  que se ha inaugurado en Tamaraceite Sur donde antes eran fincas llenas de vida y que, se llena de gente dispuesta a buscar la mejor ganga, mientras antes era lugar de trabajo para muchos de nuestros vecinos.
Los tiempos cambian, y las fiestas también, como no podía ser menos, pero el ejemplo de San Antonio Abad debe ser para nosotros los tamaraceiteros y los nuevos moradores, un ejemplo de persistencia. Nadie nos va a apagar la voz, y a ello contribuye desde hace más de 20 años Radio Tamaraceite que, cómo no, llegó de la mano de otro cura de los que han dejado huella en nuestro pueblo, Jesús Vega Mesa. Una radio que ha tenido a lo largo de estos años varios reconocimientos como el  Premio Jóvenes con Valores 2006 de la Comunidad canaria otorgado por la Fundación la Caixa, el Premio Nacional Manos Unidas de radio 2008, Premio de Periodismo Pedro Marcelino Quintana 2009, de la Tertulia Pedro Marcelino Quintana de Arucas, el reconocimiento de la Fundación Bertelsmann al trabajo que realizaba Radio Tamaraceite como experiencia de Emprendimiento Social Juvenil (ESJ) y el reconocimiento recientemente de la Fundación Banco Santander entre otros.
 Tamaraceite desde los años 50 se constituye en una zona de asentamiento barato, sin planificación, cerca de la ciudad y a la vez cerca de núcleos rurales de procedencia como Artenara, Teror, Valleseco, etc. El Nomenclator de 1950 cifra en 2.712 habitantes de derecho y 2.673 habitantes de hecho. Muchos de nuestros barrios de alrededor surgen en zonas donde las actividades agrarias comienzan a caer en desuso, ya que se van abandonando los bancales y los embalses. Tamaraceite casco ha ido creciendo a pasos agigantados, triplicando su población en las fincas que la rodeaban y que conocíamos por sus nombres como la Finca del Canario, la de Don Sixto Henriquez, y otras.
No quiero que este pregón sea un canto a lo que fue sino que sea un discurso a lo que debemos ser. No quiero que sea un canto a la tristeza y a la añoranza sino un grito a la esperanza y a la lucha por el cambio. El Tamaraceite de hoy es un Tamaraceite distinto al que fue en la época dorada del Cine Galdós, Los Covina, la Compañía Lope de Rueda o Adeun. Todos ellos muy relacionados con las fiestas de este pueblo, porque tenían presencia año sí y año también en los actos que por aquí se organizaban. El Tamaraceite de hoy es distinto pero con muchas posibilidades si recuperamos lugares y espacios que en otra época tenían otro uso y que ahora pueden ser espacios para el encuentro entre los vecinos como puede ser el camino Viejo a San Lorenzo, el Corredor Verde o los alrededores de la ermita de la Mayordomía.  El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria está desarrollando un Proyecto de rehabilitación integral del casco histórico de Tamaraceite contando con la participación de los colectivos sociales, vecinales y los representantes de los centros educativos, sanitarios y de carácter social que hay en el barrio. Apoyémosles, participemos. Es verdad que mucho tienen que cambiar las cosas para que nosotros lo veamos, pero la fe es lo último que se pierde, por ello que nos sirva de ejemplo nuestro santo patrono y pidámosle que nos dé fe y fuerzas para trabajar para que Tamaraceite vuelva, si no a ser lo que fue, que eso va a ser imposible, sí que al menos vuelva a ser un pueblo con dignidad.

¡Viva San Antonio Abad, Viva Tamaraceite!


jueves, 26 de octubre de 2017

De cuando Paco se quedó encajado en el ataúd de su abuelo.

Por Sergio Naranjo
Mediando los años 50 se murió un hombre en la plaza de La Milagrosa, y se dispuso velorio y entierro al modo de aquel tiempo. A uno de los nietos, ya un galletón, Paco, y a otro casi en tiempo de ir al cuartel y que andando diez años más iba a ser tío mío, Pepe, les hicieron la encomienda de ir a buscar el ataúd. Salieron hasta El Faro, a la carpintería de maestro José Antonio Alvarado, que se dedicaba a esos menesteres también, le hicieron el encargo, y entre lo que se tardaba en hacer la caja y volver Adolfina de una salida que hizo, más lo que ella tardaba en forrar la caja de un tafetán negro y ponerle unos broches dorados, se les hizo de noche.
Era una noche oscura, sin luna ni estrellas, y en esos años, ni una luz en el horizonte, y menos por aquellos andurriales. Se alumbraba la pareja con un “jachón”, que viene a ser como una tea forrada de tela recia y embadurnada de brea. Daba una luz buena y duradera, pero a cambio echaba una jumacera del diablo. Por razón evidente, el que iba delante lo llevaba y veían bien el camino, pero el de detrás iba ciego de humo.
Descansaron en el estanque de La Caldera, al lado de la casa de Plácido, y emprendieron la bajada a Los Roquetes. La vereda era polvorienta y tenía piedrillas sueltas. Pasó lo que tenía que pasar y Paco resbaló, Pepe le siguió atrás y se cayó el jachón a un lado y se apagó, ellos al suelo y el ataúd, del toletazo, se abrió y fue a caer con tan buena suerte virado para abajo y encima del pobre Paco, que ni el día que se muera se quedará tan bien encajado donde le toque, pero con la caja por encima.
Cuando Pepe se jalló, atinó a levantarse y sacudirse apenas, en el oscuro se escuchaba, como de lejos, aquella voz de dentro del ataúd: ¡Sácame de aquí, coooooño!

sábado, 16 de septiembre de 2017

El Corredor Verde de Tamaraceite ya tiene nombre

Por Esteban G. Santana Cabrera
Ayer fue un día muy importante para Tamaraceite y para los vecinos que la sentimos como nuestro pueblo, desgraciadamente hoy en día nuestro barrio por su “fondo” y por su “forma”. Ayer el Ayuntamiento de Las Palmas de GC organizó un acto de reconocimiento a Don Luis C. García Correa, vecino modelo de nuestro pueblo y persona que ha estado comprometida en la mejora de la calidad de vida de nuestro entorno en todos los aspectos, como así lo demuestra su saber. A partir de ahora nuestro vecino llevará el nombre del futuro Corredor Verde y todos los que por aquí caminen, paseen o hagan deporte lo harán por el Corredor Luis García Correa y Gómez. Un acto sencillo pero con un gran valor social, que tuvo su punto musical con la participación del grupo Chácaras de nuestro pueblo.

Don Luis, al que tengo el placer de conocer desde hace muchos años, es sobre todo lo que pueda decir de él, que es mucho, una gran persona. Es un modelo a seguir. Una persona de gran sabiduría y al que tengo el enorme placer de tenerlo como colaborador en el blog Tamaraceite Actualidad, es una persona ilustre como bien define la Real Academia de la Lengua a aquel que es de distinguida ascendencia, linaje o generación. Y también ilustre porque es una persona digna, como así demuestra su vida.

Llevar el nombre de una calle, pasaje o parque es un privilegio que pocos tienen, aunque en su familia ya esto podemos decir que es algo habitual porque hoy en día podemos pasear por algunas calles de nuestra ciudad con los nombres de algunos de sus antepasados. Y como dice el dicho popular “de casta le viene al galgo”, y él no podía ser menos.

Luis Cristóbal García Correa y Gómez es diplomado en Agronomía General y en Administración de
Fincas. Fue concejal y Teniente de Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Consejero del Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo, Caballero de Justicia de la Orden Militar y Hospitalaria de San Lázaro de Jerusalén, Comendador de la Imperial Orden Hispánica de Carlos V, Mesnadero de Castilla de la Muy Insigne Hermandad de ricos hombres de Mesnada, Caballero Honorario del Cuerpo Colegiado de Descendientes de las Reales Guardias Walonas, Colegiado de número del Colegio Heráldico de España y de las Indias, Miembro del Colegio de Armas de la Sociedad Heráldica Española, con asiento en el sillón de "Antonio Gómez de Arévalo", dado por S.A.R. don Juan de Borbón y Battemberg, Conde de Barcelona, como regidor perpetuo de la misma, Miembro del Instituto Canario de Estudios Históricos "Rey Fernando Guanarteme", por ser descendiente directo de S.M. don Fernando Guanarteme y del hermano, Socio de honor de varias asociaciones de vecinos, Presidente fundador de la Asociación Canaria para Defensa de la Naturaleza “Ascan", primera asociación de su ramo en España, y hoy presidente de honor.

Es Presidente de Honor de la Federación de Asociaciones de Vecinos del Distrito Tamaraceite San Lorenzo Tenoya, de Las Palmas de G.C. la primera Federación de Asociaciones de España, Presidente emérito de la Asociación de Amigos de la Catedral de Canarias, Cofrade de la Real Cofradía del Cristo del Buen fin, Socio de número de el Museo Canario, “Medalla de oro 1999” del Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo, vocal de la Fundación Tamaraceite, colaborador de Radio Las Palmas, y como no podía ser menos interviene en Radio Tamaraceite Onda Parroquial desde hace años y a pesar de su edad es un bloguero muy activo, teniendo su propio blog y perfil en Facebook y twitter.

De él, los que lo hemos conocido, hemos aprendido mucho. Si tuviera que definirlo con una palabra, ésta sería el compromiso. Compromiso con su familia, a la que mima y quiere como nadie. Compromiso con su fe, que vive sin esconderla. Compromiso con la sociedad, con los demás. Su amplio currículo lo avala. Por eso hoy no es un momento para que él se sienta agradecido a la sociedad por este reconocimiento sino al contrario, su ciudad, su pueblo, su ayuntamiento le agradece con esta nominación el compromiso que ha tenido y tiene, con el dar su vida por los demás. Muchas gracias Don Luis por todo lo que nos ha dado y nos sigue dando.

martes, 12 de septiembre de 2017

Más de cuarenta años del Claret de Tamaraceite




El Colegio Claret de Tamaraceite lleva entre nosotros más de cuarenta años. En 1969 los PP. Claretianos de la calle Rabadán terminaron las gestiones para llevar a cabo la creación de un nuevo centro educativo en Tamaraceite, moderno, con espacios deportivos y cerca de la naturaleza.
En 1973 comenzó la construcción del centro educativo que se denominaría posteriormente el Colegio Claret de Tamaraceite. El 1 de octubre de 1974 el centro abría sus puertas a los primeros alumnos y muchas han sido las generaciones de alumnos que han pasado por sus instalaciones.
Hemos recuperado imágenes históricas que son parte de la historia de nuestro pueblo de Tamaraceite.

jueves, 3 de agosto de 2017

Abandono del Camino Viejo de San Lorenzo

Por Esteban G. Santana Cabrera
El que la UNESCO haya declarado Reserva de la Biosfera casi al 46% de la Isla de Gran Canaria, creemos que no es casualidad. Según recoge el Patronato de Turismo de Gran Canaria en su documento Gran Canaria Activa, la red de caminos reales, históricos senderos trazados por los antiguos canarios, son más de 300 kilómetros que discurren desde las cumbres de la Isla. Algunos de estos comienzan desde la propia capital. Uno de ellos, que turísticamente no es muy conocido pero que sí es muy utilizado por los habitantes de estos lares, es el que parte de Tamaraceite por lo que llamamos el Camino Viejo de San Lorenzo, vía histórica que unía Las Palmas (fue hasta después de la anexión con el Municipio de San Lorenzo cuando comenzó a denominarse las Palmas de GC) con Gáldar pasando por  las poblaciones de Tamaraceite, San Lorenzo y Teror.

El Camino Viejo de San Lorenzo presenta en la actualidad un estado de abandono lamentable. Una vía que utilizan muchos vecinos de la zona para realizar deporte, caminar, pasear a caballo, hacer ciclismo, respirar aire puro e incluso para desplazarse desde Tamaraceite a Teror pasando por San Lorenzo, ya que el propio tramo GC 308 Tamaraceite-San Lorenzo carece de aceras para ello.

El geógrafo y amigo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Claudio Moreno Medina, recogió hace unos años en su tesis "Los caminos de Gran Canaria" que el Camino Viejo  fue hasta bien entrado el siglo XX una de las vías importantes con el norte de la isla, con San Lorenzo. Cuando se diseña el primer Plan de Carreteras a finales del S XIX, había datados  95 caminos vecinales de carácter público en la Isla, que equivalían aproximadamente a 654,5 kilómetros.

Anteriormente y con la llegada de los conquistadores castellanos, se acondicionaron los caminos aborígenes para hacer frente a las nuevas necesidades de transporte y abrir nuevas vías debido al repartimiento de tierras y aguas que tuvo lugar después de la conquista.  En el siglo XVI, las vías de comunicación cobraron una gran importancia gracias a la explotación azucarera. El nudo más significativo era el de Las Palmas, seguido del de Guía, Gáldar y Telde. Tamaraceite fue un núcleo azucarero muy importante. Según Sebastián Jiménez Sánchez, en el S XVI una reducida comunidad de vecinos, pastores y servidores de los ingenios de caña de azúcar, de los señores de Múxica y Lezcano, de Vachicio y de Rodríguez de Palenzuela, se situó en el margen izquierdo del Barranco de Tamaraceite. Este asentamiento vino motivado por varios factores: era una zona rica en tierras de cultivo y con mucho agua, así como con la existencia de abundantes palmitos para quemar el azúcar y unido a que también era una encrucijada de caminos hacia el centro y norte de la isla. En los bordes de la carretera se asentaron distintas industrias de las que algunas aún se conservan sus edificios como los ingenios que estaban situados enfrente de la iglesia de Tamaraceite

El trapiche o ingenio era un molino, en el que se usaba para moler la caña de azúcar, para así extraer su jugo. El ingenio de azúcar era una actividad industrial bastante compleja. Las labores se realizaban en estos recintos que aún se encuentran en nuestra carretera General, hechos de paredes de tapial con techos de madera. En ellos se hacía las cinco fases de la elaboración del azúcar: la extracción del jugo, el refinado, la clarificación, la evaporación y la cristalización. El molino estaba compuesto por una gran rueda movida por un animal o por agua a presión. El azúcar pasaba por tres casas: "la casa de las calderas", luego se pasaba a "la casa de refinar" donde el azúcar se volvía a cocer para solidificarla, para luego pasarla a "la casa de purgar", donde se cristalizaba finalmente. El cultivo de la caña de azúcar hasta el S.XIX hizo aparecer estas pequeñas industrias, trapiches, para la elaboración de azúcar y que se mantuvieron hasta el pasado siglo en que se implanta el boom del plátano.



Hasta mediados del siglo XIX no comenzaron a aparecer los nuevos medios de transporte y a construirse las primeras carreteras, concretamente, hasta 1860 no surgió el primer plan de carreteras de la isla de Gran Canaria, que sepultó buena parte del camino que venía desde Las Palmas, conservándose este tramo, el Camino Viejo, que pasaba y pasa entre fincas y estanques.

En los últimos tiempos se ha perdido una parte del Camino Viejo con las obras de la zona comercial Tamaraceite Sur, pero a la vez se acometpor la anterior corporación las “obras de recuperación” del resto del trazado, desde la Casa Pico hasta San Lorenzo, con un presupuesto de 181.469,72 euros, que pretendía no solo se recuperara el Camino Viejo de San Lorenzo para el uso y disfrute de los vecinos, sino que se en el futuro se creara un espacio didáctico de la flora, entre las que se encuentran palmeras, tabaibas, tarahales, dragos, tuneras, pitas, barrilla para los centros educativos de la zona. Dicen algunos "que más vale eso que nada" y otros que "mal de muchos consuelo de tontos". Al final esta inversión que realizó el Ayuntamiento de Las palmas de GC con dinero del Cabildo de Gran Canaria no ha servido de nada por varios motivos: no se ha realizado mantenimiento alguno y por otro lado no se han realizado las siguientes fases del proyecto que se presentó en su momento en la Junta de Distrito y que fue aprobado por unanimidad por todos los partidos con representación.


Muchos seguimos creyendo que es posible que en nuestro distrito exista un Aula de la Naturaleza para el uso y disfrute de grandes y pequeños aprovechando el camino Viejo de San Lorenzo y sus alrededores. Esperemos que el cemento y el asfalto no se coma lo poco que nos queda con olor a rural dentro de la ciudad.


Les dejo con el proyecto presentado en su momento PROYECTO DE RECUPERACIÓN DEL CAMINO VIEJO y del que no se ha realizado ni un 10%.

jueves, 27 de julio de 2017

El cine y la tv en Tamaraceite lloran a Santiago Diepa "Satán"


Tamaraceite está de luto porque uno de sus vecinos más conocidos, "Santiago Satán", nos ha dejado en el día de hoy. La vida de Santiago, vecino de la Montañeta, giró en torno al cine y la televisión en Tamaraceite. Fue durante muchos años el referente técnico de las televisiones de lámparas en Tamaraceite, San Lorenzo y Tenoya. No había De Wold, las televisiones que traía Macriver, RCA o Philip que se le resistiese. Conocía los entresijos de las viviendas de nuestro pueblo como el que más y siempre tenía un chiste o una palabra agradable para grandes y chicos.

Fue el técnico del Cine Galdós durante años sustituyendo a Miguelito, un cine que vió nacer en su juventud y que comenzó su andadura en los años 30. Fue construido por Don Juan Medina Nebot, pasando posteriormente a manos de Don Manuel Marrero Barrera, propietario de la mayoría de los cines de la capital, entre ellos el Cuyás, y con el que trabajó.

El cine tenía varias categorías de asiento, en las primeras filas estaban los grandes bancos comunes y a los cuales se accedía por el callejón lateral, eran los más baratos. En la parte de atrás estaban las butacas de asiento individual con reposa brazos. En la planta alta había dos palcos con capacidad limitada al que accedían los más pudientes, autoridades y los amigos del acomodador de turno o de los que echaban la película, Miguelito García o Santiago Diepa.

El Cine Galdós desapareció a principios de los años 80 cuando comienza a hacer furor la televisión en color, las grandes salas en Las Palmas y el uso del coche privado y la guagua que facilitan que este lugar emblemático vaya teniendo cada vez menos seguidores. Santiago se tuvo que adaptar a las nuevas técnicas y a la televisión en color y lo hizo con gran clase. Autodidácta, fue maestro de otros técnicos en Tamaraceite, pero siempre será recordado por su gran personalidad, profesionalidad, pero sobre todo por ser una gran persona y muy apreciado por todo el vecindario. D.E.P 

viernes, 10 de febrero de 2017

Radio tamaraceite, 21 años de ilusiones, retos y esperanzas.

Por Esteban G. Santana Cabrera
En los últimos años del S XX se produjo en Tamaraceite y en general en toda España,  un boom económico, lo que originó una gran demanda de viviendas y nuestra ciudad por donde único podía crecer era por la periferia. Tamaraceite y todo el Distrito Tamaraceite San Lorenzo Tenoya se vio muy afectado por este fenómeno, estimándose la población en 34.319 habitantes  en el año 2000, y en el último censo los datos son escalofriantes ya que son cerca de 50.000 los habitantes de este distrito. Pero este aumento de población y de construcciones no se ha visto beneficiado con la realización  de una infraestructura adecuada, para que estos habitantes tuvieran una buena calidad de vida. No hay parques, ni nuevas canchas deportivas, ni un nuevo centro de salud, ni un auditorio, sino que se continúa con el mismo equipamiento que cuando la población era mucho menor.  Tamaraceite desde 1950 hasta los años 80, es un claro ejemplo de subdesarrollo urbanístico, con una alta especulación parcelaria, donde no existen apenas zonas verdes, no se reservan áreas para equipamiento y se parcela en función de la demanda del suelo. En los últimos  años se está construyendo  con cierta planificación aunque tampoco está siendo equivalente el crecimiento con la creación de infraestructura deportiva, sanitaria y social adecuada. En este ambiente surge hace 21 años Radio Tamaraceite, proyecto  que nació y creció al abrigo de la parroquia de San Antonio Abad de Tamaraceite siendo párroco Jesús Vega, para darle voz a los que no tenían voz en los medios de comunicación habituales, pero sobre todo para ofrecer una actividad diferente a los jóvenes de la época y que ha ido creciendo y madurando, convirtiéndose a día de hoy en un referente de los medios locales y diría que nacionales. 
Radio Tamaraceite es un ejemplo de radio parroquial testimonial, de trabajo comunitario de radiodifusión diocesana que ha ido de menos a más. Y se los explico brevemente. Los comienzos de Radio Tamaraceite no fueron fáciles, aparece como una radio parroquial, humilde, alternativa para los jóvenes y que ofrece sustancialmente una programación para el barrio eminentemente pastoral, social y cultural. Su principal valor ha sido y es el voluntariado ya que esta emisora carece de publicidad y de subvenciones públicas. En estos años su proyecto se ha ido transformando, primero de la mano de Cristóbal Déniz y en los últimos años de Jorge Martín y Raúl Arencibia. Un formato joven, fresco, actual y sin dejar de informar, formar, entretener y acompañar, sin perder el principal objetivo, un medio realizado desde la comunidad diocesana para la sociedad en general y donde el respeto, la solidaridad, la seriedad y el trabajo bien hecho sea lo habitual.
Actualmente son sesenta los colaboradores con los que cuenta esta emisora que desempeñan diversas labores (técnicos, locutores, gestores web,etc.). Tiene una parrilla de treinta y seis programas semanales con una temática variada. Los programas de oración ocupan el 19% de la parrilla, le siguen los religiosos y de salud con un 14%, los educativos, culturales e informativos con un 8% y el resto lo completan infantiles, de cine, deportivos, etc.
Una experiencia pionera de las que solo, como ejemplo, encontramos a Radio Santa María de Toledo y Radio Estel en Barcelona. Según nuestros datos el Arzobispado de Barcelona tiene concedidas en la actualidad siete emisoras con una programación pastoral y religiosa interesante. En el concurso realizado en Cataluña a inicios de Noviembre del 2008 se le concedió varias licencias a la Fundació Missatge Humá i cristià, que es una fundación pía autónoma del Arzobispado de Barcelona.
Radio Tamaraceite ha tenido a lo largo de estos años varios reconocimientos como el  Premio Jóvenes con Valores 2006 de la Comunidad canaria otorgado por la Fundación la Caixa, el Premio Nacional Manos Unidas de radio 2008, Premio de Periodismo Pedro Marcelino Quintana 2009, de la Tertulia Pedro Marcelino Quintana de Arucas y el reconocimiento de la Fundación Bertelsmann al trabajo que realizaba Radio Tamaraceite como experiencia de Emprendimiento Social Juvenil (ESJ) entre otros.
De su cercanía a los más jóvenes viene su buena relación con el mundo educativo,  siempre ha tenido presente el aspecto formativo y los centros del distrito han tenido las puertas siempre abiertas a colaboraciones de distinta índole. Por sus micrófonos han pasado casi todos los centros del distrito y los IES Cairasco y Tamaraceite tienen su espacio semanal en antena.
Con la llegada de Raúl Arencibia a la dirección de la emisora, ésta ha dado un salto de calidad, no solo a nivel de programación sino de difusión. Ya es más de media isla la que sintoniza sus diales y desde hace casi dos años,  está adaptada a los nuevos sistemas electrónicos de emisión contando con una aplicación de dispositivos móviles (smartphone y tablets) para el sistema IOS y Android. Más de 14.700 usuarios han descargado la aplicación para móviles y tabletas. La media de oyentes únicos es de 8.500 mensuales. Llegándose a cifras como las de septiembre de 2016 donde hubo 13.000 oyentes coincidiendo con las Fiestas del Pino.En cuanto a los oyentes de la página web los datos no dejan de ser más positivos. Oyentes por franja horaria: 4.000 por la mañana, 2.900 por la tarde y 2.000 por la noche. Espacios más escuchados: Misa catedral: 3.100 oyentes, Misa de la tarde: 2.700, Misa Teror: 2.300, El rosario: 2.300 y los diversos programas: Entre 1.500 y 2.000.
La web, radiotamaraceite.com tiene 5.900 descargas mensuales de programas en el servicio de podcast y se registran 4.000 / 5.000 visitas diarias. 
Radio Tamaraceite desde hace unos años ha pasado a ser emisora diocesana, pero sigue  manteniendo el espíritu y la sensibilidad que le dio origen,  es decir, una radio que  tiene como objetivo principal favorecer la misión evangelizadora de la Diócesis con una sensibilidad Pastoral, Social y Cultural y con propuestas humanizadoras. Un ejemplo de radio parroquial testimonial, de trabajo comunitario de radiodifusión diocesana. Muchas gracias Radio Tamaraceite.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Adiós a un histórico: Agustín Angulo

C7. El fútbol canario llora la pérdida de Agustín Angulo, quien falleció la pasada madrugada tras un largo ingreso hospitalario. Nacido en 1928 en Tamaraceite, su figura ha sido una de las más importantes en el balompié regional, su labor fue más allá del balón. Tras una larga carrera como portero, con paso por equipos como el Porteño, en el que coincidió con Juan Guedes, y que estiró hasta los 45 años, fue fundador del Chanchullo, emblemático club de veteranos, y hasta el fin de sus días ejerció como informador arbitral e impulsor de todo tipo de competiciones y eventos relacionados con el balón.
Tal fue el calibre de su aportación que la Federación Española de Fútbol le invitó, en gesto de cortesía, a presenciar la final de la Eurocopa entre España y Alemania disputada en 2008 en Viena.
En una entrevista concedida a CANARIAS7 en mayo de 2011, Agustín Angulo recordaba sus tiempos como jugador ("si no hubiese sido por Montes o Pepín, que eran unos monstruos, seguro que habría llegado mi oportunidad en la UD Las Palmas") y sus amistades como ilustres como Guedes ("todavía recuerdo las comilonas que nos dábamos en Tenoya después de los partidos") o Germán Dévora ("cuando era un chiquillo me probaba con sus disparos en Las Canteras").
Padre de Tito Angulo, jugador amarillo de 1983 a 1987, nunca perdió el entusiasmo por difundir las bondades de la escuela canaria y, al frente del Chanchullo, participó en competiciones por toda España, Venezuela, Hungría, Francia, Holanda y Alemania.
"Para mí, el fútbol es la vida", repetía cuando se le preguntaba por el deporte al que consagró todo su tiempo.
Su cuerpo está siendo velado en el tanatorio San Miguel, sala número 201. Descanse en paz.

domingo, 29 de enero de 2017

¡Adiós Tata!

Saro, Mariquita García y Carmela
En estos días se nos fue una persona muy querida en Tamaraceite. Carmela Cabrera, más conocida por Carmela García por su madre, Mariquita García "la partera", y con la que muchos niños de los que hoy peinan canas vinieron al mundo con ella. Se fue nuestra Tata, nuestra segunda madre, como ella bien decía, que tenía ocho hijos.

Carmela como su madre María, fue una emprendedora. Era la mayor de tres hermanos, Saro y Tomás, a los que quería con locura, y a los que vio partir muy jóvenes aún y empezando a disfrutar. A partir de ahí siempre decía que su vida se había roto y así fue en progresivo retroceso hasta su muerte.
Carmela desde muy joven se dedicó a la costura junto a su hermana Saro, y muchos trajes para las fiestas de San Lorenzo e incluso alguno de boda diseñaron. A comienzos de los años 70, abrió una tienda en el número 13 de la Calle Magdalena enfrente del Colegio de Angelita y un poco más arriba de la oficina de Correos, que se encontraba haciendo esquina con el callejón de Conchita y el antiguo colegio de Chita. La tienda de Carmela fue un referente en el Tamaraceite por esos años, sobre todo en La Montañeta. 

A mucha gente ayudó por estos años, no solo con los artículos que vendía en su comercio, sino además hacía de intermediaria para que muchas familias pudieran comprar en Triana ropa o muebles en Omebe, uno de los comercios más punteros del Schamán de aquellos años. Simultáneamente, durante unos años, acogió en su casa a muchos estudiantes de arquitectura, para los que era una madre por el cariño que les dispensaba porque en muchos casos era lo comido por lo servido. Pero como ella decía, la casa siempre estaba llena, y en verano, cuando estos retornaban a sus islas, se quedaba la casa sorda. 

Ejemplo de emprendiduría que no supo aprovechar porque se quitaba de lo que no tenía para socorrer al que lo necesitaba y para que nadie pasara desconsuelos ni en Reyes ni cumpleaños. Mucho le quedaron a deber de los "fiaos" y nunca le escuchamos decir un reproche para con aquellos que les debía. 

Hoy, si me lo permiten, quiero dedicar un minuto para su recuerdo, para Tata, nuestra Tata, que siempre estaba ahí cuando la necesitábamos.Mujer alegre y sencilla, solidaria, cercana a sus vecinos con los que nunca tuvo una discusión ni enfado y ellos lo pueden corroborar.Le encantaba el carnaval y los bailes y a más de un mozo tenía loco en sus años mozos. 

Se fue en silencio como fue su vida, discreta, sin hacer ruido ni escándalo. Querida y respetada por todos. Un ángel que ya está en el cielo por tanto bien que hizo a sus semejantes. Tata siempre te tendremos en el corazón. Tus niños, como tú nos decías siempre se sentirán orgullosos de ti porque fuiste un ejemplo para nosotros y eso siempre quedará en nuestros adentros.

domingo, 22 de enero de 2017

Fiestas Tamaraceite 2017 en la ermita de la Mayordomía.



Como todos los años, Tino Torón nos regala imágenes preciosas de las Fiestas de Tamaraceite. Y este año no podía ser menos.